Diferencias...

Ambos tenemos opción, podemos escoger entre hacer esto y hacer lo otro. Yo, sin embargo, tengo responsabilidad y cargo con las consecuencias de mis decisiones. Tú, por el otro lado, tienes castigo.Ergo.miedo.

Las consecuencias de mis decisiones|actos son enfrentables, está dentro de mi poder atenerme a ellas.
El castigo que tú recibes es divino, al venir de un poder superior al tuyo no te es posible enfrentarlo, atenerte a él ni superarlo.

Yo no tengo miedo de vivir, sé que todo lo que hago tiene una reacción y sé que es mi decisión si quiero provocar esa reacción o no; yo no tengo miedo de equivocarme, sé que puedo con las consecuencias de mis actos.

Tú tienes miedo de vivir, de experimentar, de cuestionar y de equivocarte. A tí te espera un castigo sobrehumano; te sofocan las consecuencias divinas de tus actos.

Yo puedo ver a una mujer bonita en la calle y sé las consecuencias que me esperan y sé que puedo con ellas. Puedo hacer una evaluación de consecuencia|acto y decidir que vale la pena mirar a la mujer y quizás, por qué no?, tirarle un piropo festejando su belleza.
Tú no puedes ver a ninguna otra mujer porque te espera un castigo en tu día del juicio...

Yo soy libre y abrazo a la vida.

Tú no eres libre y dentro de tí hay una lucha constante entre el amor a la vida y el miedo al castigo divino que te espera por vivirla.

... A mi amigo Wasim

0 comments: